Vía Ferrata de Cazorla

Si eres un amante de las escalada y las Vías Ferratas, Cazorla te ofrece la posibilidad de practicar uno de tus deportes preferidos, en pleno corazón del Parque Natural Sierra de Cazorla, Segura y las Villas y apenas unos minutos a coche desde el pueblo de Cazorla, podrás disfrutar de una de las Vías Ferratas mas espectaculares del sur de Europa.

Vía Ferrata de la Mocha Cazorla

Situada en la Iruela a tan solo 2 km de Cazorla, donde encontramos tramos verticales, una travesía horizontal y un imponente puente tibetano de 30 m.

La Via Ferrata está equipada con un poquito más 550 metros,

El nivel de la Vía Ferrata va desde el 2 al 3 de dificultad, siendo su parte ultima la de la subida al cono superior del pico de la Mocha, su tramo mas difícil, hay una alternativa a este tramo con menos dificultad.

Durante la actividad de la Vía Ferrata podremos disfrutar de unas inmejorables vistas del Castillo Templario de la Iruela como del paisaje del Parque Natural Sierra de Cazorla, Segura y las Villas.

El regreso de la Vía Ferrata se realiza por un camino que encierra mucha historia, el camino de las Animas, camino que desde el siglo XVII hasta mediados del siglo pasado usaban los serranos para traer los fallecidos en las entrañas de la Sierra de Cazorla, hasta el cementerio de la Iruela.

Historia Vías Ferratas

La primera Vía Ferrata se instalo en los Alpes Austriacos en 1843, equipada por Friedrich Simony, mas tarde en 1969 le tocaria el turno a la cumbre más alta de Austria.

Durante la primera guerra mundial en Italia se equiparon con Vías Ferratas los Dolomitas con fines estratégicos durante la guerra.

El gran boom de las Vías Ferratas llegaría en la década de los 90.

Un Vía Ferrata consiste en una progresión por una pared rocosa vertical, donde se nos facilita la subida a través de unos escalones artificiales y durante el recorrido vamos a tener un cable donde iremos asegurados.

Material necesario para practicar Vía Ferrata

Casco: nos sirve para  protegernos de la caída de piedras y para protegernos de golpes en la cabeza, tendremos que buscar un casco que se ajuste bien.

Arnés: nos aseguraremos de que este en buen estado y sea de nuestra talla.

Mosquetón: material que todo montañero suele llevar y que puede ser de gran utilidad durante el desarrollo de la actividad.

Mochila: en la que es recomendable llevar agua, y un pequeño botiquín.

Disipador: sirve para amortiguar en caso de caída.

Cabo de anclaje: tendremos que llevar un sistema que nos facilite cuando estemos cansado un anclaje y nos permita descansar.

Guantes: se recomienda, aunque no es imprescindible para evitar posibles arañazos y cortes al agarrarnos al cable de acero.

Calzado: se recomienda unas zapatillas que no resbalen y sean comodas.

Descendedor: en algunas vias ferratas encontramos tramos que se desciende en rápel, también nos será muy útil en caso de abandono por lesión o algún percance.

ante la necesidad de un posible abandono de la actividad por cansancio, razones climatológicas o alguna lesión que impide el continuar.

Cuerda Auxiliar: material de gran utilidad y fundamental para la seguridad, nos podrá ayudar asegurar a los compañeros.